Usando nuestras emociones y amor al planeta, el eco-fascismo oficial ya ha comenzado.