LA RAZÓN POR LA QUE ESTAMOS ASÍ

LA RAZÓN POR LA QUE ESTAMOS ASÍ

En realidad no hace falta ser ni político, ni economista, ni líder religioso, ni sociólogo, ni monje, ni científico, ni maestro, ni doctor, ni tener ningún titulo o haber estudiado en una gran universidad, no hace falta tener una inteligencia superior para darse cuenta de la razón por la que el mundo esta sumergido en un caos generalizado. Ya sabemos todas las locuras y atrocidades que están sucediendo en este preciso instante por toda la Tierra por lo que no hace ni falta poner ejemplos. Muchos dirán que también están pasando cosas buenas y es verdad pero eso no quita que también este sucediendo lo diametralmente opuesto y que no tiene porque suceder. Otros dirán que tiene que haber un equilibrio entre el bien y el mal, como si para que haya un acto de bondad tuviera que haber un acto de maldad para mantener un equilibrio (absurdo). O que el mal es relativo, que lo que para uno está mal para otro no lo está, pero cuando se trata de infligir sufrimiento y destrucción a otro u otros seres vivos estando consciente del daño que se está haciendo no tiene nada de relativo, simplemente no tiene porque suceder, y cuando el motivo es por dinero o placer es ya malévolo. Algunos new agers dirán que es mi verdad, como si el sufrimiento  que está a la vista de todos y que están padeciendo millones de seres vivos estuviera sujeto a diferentes puntos de vista, como si al negarlo dejara de existir.

Y el motivo, la raíz de todo este caos tiene un solo motivo y este solo motivo es que el ser humano está completamente separado de la Naturaleza, desconectado, así de claro. Probablemente como nunca antes en la historia. Esto es lo que genera que estemos en un estado de desasosiego, insatisfacción y ansiedad permanente. Siempre tenemos la sensación de que algo falta, de que algo falla y no paramos de buscar estímulos externos para satisfacer esta sensación. Siempre queremos más y más pero como lo único que nos ofrece esta forma de vida artificial son placebos, nunca estamos satisfechos.

Nosotros como especie y como todas las especies estamos hechos para vivir en contacto y comunión con la naturaleza, no a expensas de ella, estamos hechos para estar rodeados de vida y no de muerte como se está en las ciudades. Solo falta echar un vistazo para ver que todos los objetos de los que estamos rodeados en nuestras casas y ciudades son cosas inertes (coches, teles, calles, ropa, muebles, etc.) y siempre rodeados de cuatro paredes, y nosotros estamos hechos para vivir rodeados de vida, de seres vivos (plantas, animales, ríos, mares, montañas, bosques, etc.)

Si a la naturaleza no se le altera y destruye tiene la capacidad para sostenernos a todos, pero a todos viviendo de forma natural, no consumiendo cosas que no necesitamos y comiendo hasta atiborrarnos. Y lo peor es que para producir esas cosas que no necesitamos se destruyen cosas que si necesitamos.

Ahora, lo complejo es intentar descubrir cuál es el motivo de esta separación, ahí está el verdadero laberinto para llegar a una conclusión clara, se podría decir que es tan complejo que es casi imposible saberlo a menos que seas un iniciado de alto grado de alguna logia u orden ancestral, y probablemente ni ellos lo sepan a ciencia cierta, solo están siguiendo los preceptos que se les dictaron. Básicamente sabemos que hay grupos de poder con siglos de antigüedad que han estado guiando a la humanidad a este caos, diseñando durante siglos métodos, sistemas, creencias, ciencias, teorías, tecnologías, etc., para lograr desconectarnos como lo estamos ahora para así PODER tener un control total sobre la voluntad, la vida, los pensamientos, la energía vital, los deseos, etc. de todos nosotros, los profanos, el ganado, la plebe.

Hay muchos investigadores que han descubierto muchos de sus métodos para que unos pocos puedan tener controlados a los muchísimos otros, para que ese 1% controle a ese 99%, algo que nos parece tan descabellado, tan imposible que nos cuesta imaginarlo y creerlo. Pero si somos observadores, objetivos  y curiosos podemos darnos cuenta de que así es (follow the money, como se dice). Si es que nos lo dicen en la mismísima jeta de mil maneras, principalmente en películas y libros de “ciencia ficción”, y como nos lo ponen ahí no pasamos de pensar que es ciencia ficción, pero casi todo lo que ponen en las películas y libros futuristas al final se cumple.

Pero la cuestión principal es que sabiendo  que todos los esfuerzos son para mantenernos alejados de nuestra esencia, de nuestra verdadera naturaleza, la solución parece obvia, volver a la naturaleza. Suena fácil pero para la mayoría de la gente que está acostumbrada a las cosas y placeres que nos ofrece el sistema suena como a regresar a vivir a las cavernas. Pero esta gente no se da cuenta o hace como que no se da cuenta que esta forma de vida consumista, materialista, egoísta, individualista y decadente, solamente enfocada en satisfacer las sensaciones del cuerpo genera todo este caos, destrucción y muerte que están pasando por todo el planeta, no quiere hacerse responsable de que por cada mínima cosa que consume en algún lado del planeta una forma de vida ya sea animal o vegetal se está destruyendo, la gente piensa  (o prefiere pensar) que los materiales que se necesitan para fabricar por ejemplo un chicle o lo que sea surgen de la nada, pero si analizamos todo lo que se necesita para que tú o yo podamos tener un simple chicle en la boca se necesitan cientos de procesos que causan daño a muchísimas forma de vida incluyendo a otros seres humanos. Para producir el azúcar se talan bosques, se utilizan pesticidas que causan la muerte a millones de insectos y a los animales que después se los comen, se necesita el petróleo para el envoltorio, para transportarlo, etc. y ya sabemos la cantidad de guerras que se hacen para apropiarse de este petróleo. Se tienen a millones de animales en laboratorios siendo torturados para probar que los químicos que le ponen a los chicles no nos hagan tanto daño. Y hay muchas más cosas que hacen falta para que esos chicles lleguen a millones de personas pero tampoco vamos a nombrarlas a todas, son solo ejemplos para que nos demos cuenta de las consecuencias de cada ínfima cosa que consumimos.

Ahora, tampoco se trata de dejar todo e irse a la montaña sin más, es un proceso que puede llevar varias generaciones, si para llegar a donde estamos llevamos cientos de generaciones siendo lavadas del cerebro no vamos a ser tan ingenuos como para pensar que porque yo me vaya a vivir al campo ya está hecho todo. Todos estamos tan profundamente traumados y adoctrinados que como digo es cosa de varias generaciones, pero si yo me voy a vivir al campo o lo más cerca que pueda ya mis hijos van a crecer menos lavados del cerebro y menos traumatizados, porque claro no le voy a poner a mis hijos películas de Walt Disney y darles una Play Station para que se entretenga, ni juguetitos de plástico de mierda, la idea es que desde niños estén en contacto con la naturaleza teniendo un experiencia directa con ella y ellos sacando sus propias conclusiones sin que yo le explique lo que a mí me dijeron en la escuela los que nos controlan a través del sistema educativo. La naturaleza es la gran maestra de todos los grandes maestros y esto puede ser así para todos.

Pero la cuestión es que si mi hijo no es criado en este sistema sino por la naturaleza crecerá mas conectado, aunque yo al haber sido criado en este sistema involuntariamente le voy a transmitir miedos y prejuicios que tengo profundamente arraigados. Por ejemplo, yo le digo a mi hijo que no hay que matar animales, que todos seres vivos tiene  una función, que todos han sido creadas por Dios, etc. pero puede ser que un día lo vea jugando con una araña y yo involuntariamente por el trauma que tengo pego un grito, le quito la araña de un manotazo y le doy un pisotón, y aunque yo después le explique y trate de suavizas el asunto, al niño ya se le quedó grabado lo que vio y va a crecer con ese trauma aunque menos profundo que el mío, y así después de un largo proceso de depuración mental, emocional y espiritual puede ser que a la cuarta o quinta generación de descendientes habiendo sido criados por la naturaleza ya no tengan ni rastro d estos traumas producidos por este sistema antinatural en el que vivimos.

Sabemos que es importante saber los porqués pero no tiene caso enfocarse en descubrir todas las formas de manipulación y control a las que estamos sometidos porque nos puede llevar toda la vida, sabemos que estamos controlados por unos psicópatas pero al utilizar toda nuestra energía, nuestro tiempo y nuestro pensamiento en intentar desenmascararlos al final les estamos entregando nuestro tiempo, nuestra energía y nuestro pensamiento porque no lo estamos enfocando en el remedio, que es lo más importante.  Es mejor armarse de valor, hacernos responsables de nuestros actos, dejar todos estos placebos que nos tienen esclavizados y volver a donde pertenecemos, a LA NATURALEZA.

Jorge Rubio

La Fuerza De La Naturaleza

La Fuerza De La Naturaleza

Artur y Fiona Cristian

La verdadera libertad viene de forma natural de la completa responsabilidad que cada uno de nosotros tiene de cuidar a la Tierra, porque la Tierra es la energía vital que creamos y dirigimos con una intención que se expande como nuestra fuerza de la naturaleza cuidando a nuestras familias. Esto es lo que de forma natural forma el espacio de amor que es la completa responsabilidad de nuestro dominio terrenal expandiéndose para cuidar de todo lo que vive en el dominio sagrado (hogar) que nosotros sostenemos (soñamos por el) y del que somos completamente responsables.

El dominio natural de cada HOMBRE (hombre, mujer, niño) es sagrado y cada HOMBRE tiene el legado inherente (“derecho”) a verdadera libertad sobre la tierra para poder experimentar esa sacralidad. Se supone que  cada HOMBRE debe  recibir un pedazo de tierra para poder experimentar la fuerza de la naturaleza en su totalidad que es la verdadera naturaleza del HOMBRE.

Ser criado por la naturaleza desde el vientre materno, sin nadie en nuestra cabeza definiéndonos  la vida/realidad/nada, antes, durante y después, es el clima y las condiciones atmosféricas (vibras) que experimentamos como ese ambiente natural que sostenemos y por el que vivimos como nuestro sueño de vida, nuestra TIERRA, nuestro hogar, nuestra Tierra/Familia/Tribu/Comunidad compartida, nuestra Madre tierra sagrada.

Todos somos de la Tierra que es (para lo que fue destinada a ser) el cuerpo vivo sin definir de la conciencia del HOMBRE expandiendo la vida natural (dominio) del HOMBRE desde el vientre de la vida eterna. Mientras podamos ver/percibir la vida y hasta que podamos soñar/experimentar la vida, la Tierra siempre está ahí en el eterno aquí y ahora porque no existe ningún lugar en donde la verdadera naturaleza de la Tierra del HOMBRE NO lo sea.

Sin importar lo que se esté imaginando y sin que importe que sueño este siendo contemplado, UNICAMENTE está el HOMBRE  y NADA MAS.

La Tierra ES el verdadero dominio de nuestra conciencia y la Tierra siempre está presente al HOMBRE, y no hay ningún lugar a donde podamos ir fuera de la verdadera naturaleza de la conciencia del HOMBRE en donde no experimentemos la fuerza de nuestra verdadera Naturaleza, nuestro dominio, nuestro hogar sagrado, la Tierra.

La totalidad de la creación es el dominio natural de nuestro hogar y cada niño criado por la naturaleza está expandiendo el dominio de su conciencia así como también experimenta la imagen completa de toda la creación, y este es el soñar natural y sagrado de nuestra verdadera naturaleza, y para cada HOMBRE criado por la fuerza de la naturaleza, la experiencia de vida siempre va a ser magnifica e indefinida.

Esto  es ser como-dios  y como consecuencia de la profanación de haber sido criados en “El Sistema” desde el vientre hasta la tumba esto es lo que hemos sacrificado de nuestro dominio natural sin ni siquiera habernos dado cuenta de lo que hemos hecho. El sacrificio es haber renunciado a la vida eterna (la imagen completa de nuestra verdadera naturaleza) en/como esta vida.

Es por esto que el dominio de cada HOBRE es sagrado y es ahí donde la descendencia, a través de la fuerza de su verdadera naturaleza puede utilizar sus sentidos (tacto, sabor, sentir, oler, oir, ver), sin que importe en donde puedan estar, para visitar la magnífica naturaleza de los sitios sagrados de sus ancestros para comulgar con su magnificencia, y por medio de los estímulos, experimentar sus intenciones, sus creaciones (frutos de su trabajo), sus sueños de (HOMBRE) vida.

Lo que cada uno de nosotros percibe de la realidad, instante a instante, nunca podrá ser la experiencia que otro HOMBRE este experimentando. Incluso cuando se nos dan definiciones (explicaciones, sugestiones, instrucciones, educación, adoctrinamiento, condicionamiento, lavado de cerebro, inculcación) de otro hombre para comunicarnos la experiencia que cada uno de nosotros está teniendo con la naturaleza/Tierra/realidad; nuestra comunicación sigue SIN ser la experiencia que cada uno de nosotros está teniendo mientras observamos “juntos” la misma forma de vida. Basarse en solamente una definición nos tiene imaginando lo que otro HOMBRE está experimentando, y lo que nosotros imaginamos NUNCA será la experiencia que el otro HOMBRE ha tenido/encontrado.

Criados por la fuerza de la naturaleza, todo lo que el HOMBRE ha sido y siempre será, su conciencia ES la fuerza natural de la naturaleza (formas de vida sensitivas inanimadas o no) que todos están experimentando y su existencia continua como los estímulos de nuestra conciencia (naturaleza) experimentando su conciencia (naturaleza).

La Naturaleza es la Verdadera Naturaleza del HOMBRE.

Como naturaleza, todo está en la plenitud de la sinergia que es la fuerza de la naturaleza, pero cada forma de vida tiene su dominio y cada una es única y sagrada porque nunca ha sido definida. Cada brizna de hierba, cada grano de arena, partícula de tierra, gota de agua, insecto, pluma, microbio, árbol, hoja, montaña, corriente y valle es único y original  y nada de la conciencia indefinida del HOMBRE va a profanar la singularidad o perjudicar el dominio sagrado de ninguna forma de vida.

Esta es la verdadera sacralidad de la fuerza de la naturaleza, que nunca debemos invadir ningún dominio y corromperlo. Cuando invadimos el dominio de otro HOMBRE u otra forma de vida sin que importe lo grande o pequeña que pudiera ser, estamos imponiendo nuestra voluntad sobre otro HOMBRE o forma de vida y moldeándolo a nuestra imagen, nuestra intención.

Esto es profanar el dominio de cada forma de vida y corromper y distorsionar el propósito natural detrás de la fuerza de la naturaleza mientras creamos marcas de estas intenciones que forman la distorsión, confusión, daño y destrucción de nuestra fuerza (creación) natural convirtiéndola en huracanes  a nuestra imagen/intención,  tsunamis a nuestra imagen/intención,  inundaciones a nuestra imagen/intención,  terremotos y las erupciones volcánicas, los climas extremos, el caos y guerras, la violencia y todo el horror y crueldad de la vida-de-sistema con su avaricia, indigencia, asesinato, genocidio, contaminación, todo resultado de nosotros invadiendo intencionadamente y profanando el dominio natural de cada forma de vida.

Este es el verdadero significado de la imagen de la crucifixión de los ocultistas/Masones de Altos Grados, todos  criados en “EL Sistema”, la magnificencia de su sueño de la imagen completa que es la conciencia natural de su verdadera naturaleza ya ha sido crucificada cuando aparecieron por primera vez en el vientre porque el legado inherente y sagrado que se le ha dado a cada HOMBRE para crear un dominio natural (INDEFINIDO) de vida ya ha sido definido (invadido, dominado, conquistado, aplastado y destruido), y ahora son completamente dependientes de los dominios artificiales provistos por otros hombres y mujeres, mientras sus consumidores, con lo que les habría sido proporcionado de forma natural por la conciencia de sus dominios , de su alma divina, de su verdadera naturaleza dando comida, agua y techo, etc…

Apoyo y maestro de tu hijo.

Al preguntarle a Anastasia de qué modo un trozo de tierra con sus plantaciones –aun habiendo sido plantadas de ese modo especial y encontrándose en contacto directo con la persona– podría contribuir a la crianza de los niños, me esperaba oír de ella una respuesta así como que es necesario inculcar a los niños el amor a la naturaleza, o algo similar. Sin embargo, me equivoqué. Lo que ella me dijo, me asombró por la simplicidad del argumento y, al mismo tiempo, por la profundidad de su sentido filosófico.

—¡La naturaleza, la mente del Universo han hecho que cada nuevo ser humano nazca soberano, rey! El recién nacido es semejante a un ángel: puro e inmaculado. Al tener todavía abierto el sincipucio, recibe un gran torrente de información del Universo. Las capacidades de cada recién nacido le permiten convertirse en la criatura más sabia del Universo, semejante a Dios. Necesita muy poco tiempo para derramar gracia y felicidad sobre sus padres. El periodo en el que está tomando conciencia de la esencia de lo que constituye el Universo y del sentido de la existencia humana, abarca solamente nueve años terrestres. Y todo lo que necesita para esto, ya existe. Únicamente, los padres no deberían tergiversar la genuina estructura natural del Universo apartando al niño de las creaciones más perfectas del mismo. Pero el mundo tecnócrata no les permite a los padres hacerlo. ¿Qué ve el bebé en su primera mirada consciente? Ve el techo, el borde de su cuna, algunas prendas de tela, las paredes…, todo ello atributos y valores del mundo artificial, creados por la sociedad tecnócrata. Y en este mundo se encuentra su madre y sus pechos. “Pues así deben de ser las cosas” —concluye―. Sus sonrientes padres le obsequian con objetos que tintinean o chirrían, los juguetes. ¿Para qué? Va a pasar mucho tiempo intentando llegar a entender con qué fin estas cosas tintinean y chirrían. Va a intentar comprenderlo con su mente consciente y su subconsciente. Luego, los mismos padres sonrientes van a atarle con unos trapos que le resultan de lo más incómodo. Él va a intentar librarse, ¡pero en vano! ¡Y la única manera posible de protestar es el grito! El grito de protesta, la petición de ayuda, el grito de indignación. Desde este momento, el ángel y soberano se convierte en un esclavo, un indigente que mendiga.


Uno tras otro, el niño es obsequiado con atributos del mundo artificial. Es
recompensado con un nuevo juguete, una nueva ropita, como un bien. Y con esto, le inculcan que estos objetos son los más importantes de este mundo al que ha venido. A él, el ser más perfecto del Universo, aunque sea pequeño todavía, le hacen gorgoritos y tratan con condescendencia, con esto mismo, sin querer, le tratan como si fuera un ser imperfecto. Incluso en las instituciones que vosotros consideráis educativas, le siguen hablando constantemente de los valores de ese mundo artificial. Solamente, hacia la edad de nueve años, mencionan, de paso, la existencia de la naturaleza, como si fuera un anexo de lo otro, de lo principal, sobreentendiendo que lo principal es todo lo que ha sido hecho por la mano del Hombre. Y la mayoría de la gente hasta el fin de sus días, no es capaz de tomar conciencia de la verdad. Podría decirse que la sencilla pregunta: “¿En qué consiste el sentido de la vida?”, queda sin resolver.

Y el sentido de la vida hay que encontrarlo en la verdad, la alegría y el amor. Un niño de nueve años, criado por el mundo natural, tiene una comprensión mucho más precisa del Universo que las instituciones científicas de vuestro mundo y que muchos de los científicos reconocidos por vuestra sociedad.
―¡Para, Anastasia! Probablemente te refieres a un conocimiento de la naturaleza, asumiendo que su vida transcurriera de la misma manera que la tuya. Y aquí puedo estar de acuerdo contigo. Pero es que el hombre actual está forzado, para bien o para mal – eso es otra cuestión– a vivir, precisamente, en nuestro mundo tecnócrata, como tú lo llamas. El Hombre criado así como propones, va a conocer la naturaleza, a sentirla, pero en las otras cosas será un absoluto profano. Es que… verás, están también las ciencias, como las matemáticas, la física, la química, o simplemente, el conocimiento de la vida, de las manifestaciones sociales.

―Para alguien que ha aprendido en su justo momento la esencia del Universo, todo eso es una nimiedad. Si él quiere o considera necesario probarse a sí mismo en el dominio de alguna ciencia, sobresaldrá fácilmente de entre todos los demás.

―¿De dónde has sacado esto, Anastasia? Me interesa saber.

―El hombre del mundo tecnocrático no ha inventado todavía nada que no exista en la naturaleza. Incluso los perfectos mecanismos manufacturados, son solamente una mísera sombra de lo que existe en la naturaleza.

―Está bien, que sea así, pero me prometiste explicar cómo se puede criar a un niño y desarrollar sus capacidades en nuestras condiciones. Sólo te pido que hables de ello, de forma que lo pueda entender, dando ejemplos concretos.

―Intentaré darte ejemplos concretos, ―contestó Anastasia―. Yo ya he modelado situaciones así y he intentado sugerirle a una familia qué hay que hacer, sólo que no hay forma de que ellos se den cuenta del punto clave, y hagan a su niño la pregunta adecuada… Estos padres resultaron tener un niño excepcionalmente puro y capaz, que podría haber traído mucho beneficio a los que viven en la Tierra, pero… Estos padres llegan con su niño de tres años a su parcela de dacha y traen consigo sus juguetes favoritos. Los juguetes artificiales, que desplazan las verdaderas prioridades del Universo. ¡Ay, si al menos no hicieran eso! En efecto, al niño se le puede entretener y entusiasmar con otra ocupación más interesante que la desprovista de sentido e incluso perjudicial comunicación con los objetos manufacturados.

En primer lugar, pedidle que os ayude, pero hay que hacerlo muy en serio, sin condescendencia alguna, ya que, de hecho, él realmente os ayudará. Si estáis plantando, pedidle que sostenga las semillas que se van a plantar o que rastrille el bancal, o que, de por sí, ponga la semilla en el hoyo preparado. En todo momento, comentadle lo que estáis haciendo, por ejemplo, así: “Vamos a poner la semilla en la tierra y con la tierra lo cubrimos. Cuando el solecito luzca y caliente la tierra, la semilla sentirá el calorcito y empezará a crecer, querrá mirar al solecito y asomará de la tierra un brotecito verde, tal como éste”. Y con estas palabras, hay que señalarle alguna hierbecita. “Si le gusta, el brotecito va a hacerse cada vez más y más grande y puede convertirse en un árbol, o en algo más pequeño, en una flor. También quiero que nos dé un sabroso fruto, y tú lo comerás, si te gusta. El brotecillo preparará su fruto para ti”.

Cada vez que lleguéis con el niño a vuestro terreno, o cuando despierte por la mañana, lo primero que hay que hacer es proponerle mirar si ha asomado ya el brotecito. Cuando veáis que el brotecito ya ha aparecido, regocijaos. Si sembráis plantones en vez de semillas, también hay que explicarle al niño lo que estáis haciendo. Si sembráis los plantones de tomates, entonces, que él os traiga los tallos uno a uno. Si quebrara alguno sin querer, tomad en las manos el tallito quebrado y decid: “Creo que éste no va a vivir y no nos dará fruto, se ha quebrado, pero con todo y con eso, vamos a probar a plantarlo”. Y plantad, junto a los otros, al menos un plantón quebrado.

Al cabo de unos días, cuando os acerquéis otra vez al bancal con vuestro hijo y los tallos de tomates hayan agarrado ya, señaladle al pequeño también el tallito quebrado, que se está marchitando y recordadle al niño que éste se quebró al plantarlo. Pero al hacer esto, no habléis al niño en un tono aleccionador. Hay que hablarle como a un igual. En su conocimiento tiene que grabarse que en algunas cosas él os supera a vosotros, por ejemplo, en pureza de pensamientos. Él es un ángel. Si lográis entender esto, posteriormente podréis actuar ya intuitivamente, y verdaderamente vuestro hijo llegará a ser esa persona que os hará felices a vosotros.

Cuando vayáis a dormir bajo el cielo estrellado, llevad con vosotros también a vuestro hijo, acostadle a vuestro lado, que mire el cielo estrellado, pero en ningún caso le expliquéis ni los nombres de los planetas, ni cómo vosotros entendéis su origen y predesignación, puesto que vosotros mismos no lo sabéis, y los dogmas que existen en vuestro cerebro, solamente van a desviar al niño de la verdad. Su subconsciente conoce la verdad, y ésta, de por sí, pasará a su conciencia. Podéis comentarle simplemente que os gusta mirar las estrellas luminosas y preguntarle a vuestro hijo qué estrella le gusta más de entre todas.
En general, es muy importante saber hacerle al niño o a la niña las preguntas. Al año siguiente, hay que ofrecerle su propio bancal, adornarlo, darle la posibilidad de hacer allí todo lo que quiera. En ningún caso hay que obligarle a hacer algo en este bancal, ni corregir lo que haga. Solamente se le puede preguntar de vez en cuando lo que quiere hacer. Se le puede ayudar, pero sólo después de haberle pedido permiso para trabajar un poco junto a él o ella. Cuando vayáis a sembrar los cereales, invitadle a que eche algunos granos en el bancal con su manita.

―Bueno ―observé todavía con incredulidad―, puede que de esta manera, el niño muestre interés por el mundo vegetal, y puede que llegue a ser un buen agrónomo, pero, de todas formas, ¿de dónde le van a venir los conocimientos en los otros ámbitos?

―¿Pero cómo, de dónde? No es sólo una cuestión de que va a tener un conocimiento y un sentimiento de qué crece y cómo. Lo principal es que él empezará a pensar y a analizar, y en su cerebro se despertarán unas pequeñas células que van a funcionar ya toda su vida. Precisamente éstas, le van a hacer más inteligente y con más talento que aquellos que tienen estas celulitas dormidas. En cuanto a la vida, a lo que vosotros llamáis el progreso, esta persona puede resultar insuperable en cualquier campo, y la mayor pureza de sus pensamientos, en comparación con los otros, le hará más feliz. El contacto que ha establecido con sus planetas le permitirá recibir e intercambiar, constantemente, más y más información nueva cada vez. Toda esta información va a ser recibida por su subconsciente y transmitida a la conciencia en forma de más y más pensamientos y descubrimientos nuevos. En apariencia, parecerá una persona corriente, pero interiormente… éste es el tipo de persona a la que vosotros llamáis “un genio”.

Definiendo Magnificencia Como Mediocridad Y Llamarla Magnificencia 2 (Video)

 

Las definiciones forman las fantasías de las realidades percibidas, y son estas definiciones con las que todos están forcejeando todo-el-rato mientras están perdidos en el laberinto de definiciones que forman a “El Sistema” de su esclavitud bajo definiciones por toda-una-vida.

Lo único que orcen las definiciones es confusión y solamente en estas ofertas de inmensa distracción en este mundo de ilusiones, el buen corazón en cada anfitrión atrapado en este laberinto de ilusiones, esta creyendo que hace lo correcto al forcejear con definiciones para apaciguar a la ilusión de un balance (una definición), una polaridad (una definición), una mujer (una definición), un hombre (una definición), una relación (una definición), etc, etc, ad infinitum, sin darse cuenta de que han tenido la totalidad de su vida de vigilia desde el vientre materno hasta a tumba.

Tienes que dar un salto de 30 metros para poder volver a respirar? Por supuesto que no. Ya esta ahí en donde siempre ha estado y en donde el radiante sentido-presente del Sol siempre ha estado, y en donde toda la realidad siempre ha estado, haciendo lo que la naturaleza/Tierra/creación hace gratuitamente al otorgar vida a otros que hacen un mal uso de este regalo de vida al ir por ahí persiguiendo sus auto-obsesiones, que solamente son definiciones que formaron la ilusión y la fantasía de su auto-obsesion en primer lugar.

Tu llegas a la misma fantasía del yo por el que soñaste, y por consiguiente cayendo en el circulo vicioso de la auto-obsesion, la matrix hasta que R.I.P.

En respuesta a esta publicación, Scott escribió: “Todas la pequeñas puertas y pasajes secretos que construimos para invitarla a donde sea que vayamos. Las construimos y después las escondemos en puntos ciegos.” Scott Andrewa (Amigo de Facebook)

Definiendo Magnificencia Como Mediocridad Y Llamarla Magnificencia

El conflicto entre todos nosotros y la resistencia que que tenemos hacia los demás es la duda que tenemos sobre la magnificencia de otro HOMBRE, empezando por la nuestra. Esta resistencia, esta ignorancia de nuestros hermanas y hermanos, empieza desde el vientre porque nuestras madres ya han sido corrompidas por la mediocridad a pesar de sus buenos corazones.

La intención para definirnos es la e-mocion de la definición grabada como la percepción de la realidad que hemos aceptado para quien creemos que somos y para lo que creemos que formamos parte. Esto es la mediocridad en practica que es la resistencia a nuestros buenos corazones que viene con a persuasión para definirnos sobre la realidad de nuestros buenos corazones, lo que sentimos/percibimos de la realidad.

Hemos renunciado a la completa responsabilidad de crear nuestras vidas verdaderas por medio de nuestros sentidos, por de facto y proxy, aceptando la autoridad de otros vigilando los reinos de las definiciones en los que vivimos y para que decidamos nuestras vidas de acuerdo a las definiciones. A partir de ahí, representamos a sus definiciones como la guía de nuestras vidas – así es como es un niña, así es como una mujer es, así es como un niño se comporta y ve – y esto provoca la separación de la resistencia y es el porque de que construimos la Gran Muralla China y el porque de que haya conflicto entre nosotros y deseemos las parejas y posesiones de otros y porque invadimos y creamos guerra entre nosotros y porque tenemos violencia, crímenes y suicidio.

La resistencia es aprendida desde muy temprana edad porque todos los que nos rodean siguen forzando las definiciones sobre nosotros, como el diablo viniendo a seducirnos, creyendo que están haciendo lo correcto pero todavía resistiéndose a sus buenos corazones porque también han sido persuadidos a aceptar las definiciones que deben de ser ratificadas todo el tiempo, con aquellos que tratan de resistirse a las definiciones siendo enviados bastante seguido a manicomios o siendo vistos como anormales, no correctos, o arrestados por agentes del gobierno y encarcelados. La separación de la resistencia con la magnificencia de nuestros buenos corazones es la duda en todos nosotros como consecuencia de tener una voluntad rota, que es lo que hacemos cuando nos resistimos a la experiencia sensitiva directa de nuestro buen corazón, la verdad, indefinida conciencia del HOMBRE.

La duda es el porque de que tengas autoridades en tu viada. No sabes en realidad quien eres y ninguno de ellos ve tu magnificencia porque también tienen voluntades rotas, y es el porque de que haya miles de leyes estatutarias gobernando cada acción en cada momento de tu vida, y puedes ser castigado incluso si no has alterado la paz, lastimado a nadie, cometido un crimen o hecho daño. Aquellos en las altas esferas y debajo de ellas son incompetentes porque no reconocen tu magnificencia por la gran duda que tienen sobre la suya.

La mediocridad es un subproducto de la voluntad del HOMBRE siendo rota porque han aceptado las definiciones dominando sobre lo que perciben de la realidad y esta separación de resistirse a la magnificencia les detiene de crear sueños únicos y originales poniendo al frente su alma indefinida. Como ellos no han creado ningún sueño único y original, ahí no hay ningún alma, lo que significa que siguen regresando por descontado a las definiciones de mediocridad creyendo que están haciendo lo correcto.

De este modo una madre adoctrina a su hijo a las definiciones que ella representa, sin darse cuenta que nada de lo que esta forzando en su hijo es único y original de ella, de su alma indefinida. Ella no reconoce la magnificencia en su hijo porque ella no reconoce su propia magnificencia. Por consiguiente el niño aprende a vivir para la mediocridad en lugar de para la magnificencia.

Cuando lo que tenemos en nuestras cabezas es mediocridad, esto es lo que proyectamos y desarrollamos y todo lo que producimos es mediocridad, incluso aunque frecuentemente lo confundimos con magnificencia. HOMBRE magnifico viene con una imagen mucho mas amplia para destruir la mentira, la cual solamente se puede esconder en una imagen pequeña. Todos estamos comprometidos en una batalla entre nuestros buenos corazones y las definiciones en nuestras cabezas.